LA SUCESIÓN DE LA EMPRESA FAMILIAR

¿ESTÁS PREPARADO?.

Todo empresario llega a una edad en la que debe retirarse o jubilarse, y siempre surge el problema del relevo, ¿cómo transmitir la empresa a sus hijos? ¿subsistirá la empresa? ¿y ellos están preparados?

Según las estadísticas son pocas las empresas familiares que logran pasar hasta la tercer generación, y quienes fundaron y construyeron esas grandes empresas con su propio esfuerzo, saben lo difícil que es dejar en manos de “particulares” ese negocio que vieron nacer y crecer.

Todo empresario desea que sus hijos tomen la bandera y continúen la empresa para que crezca aún más en sus manos; pero al pasar de una generación a otra, muchas empresas exitosas fracasan o empiezan a decaer hasta desaparecer.

El problema empieza cuando los padres obligan a sus hijos a trabajar en la empresa, aunque a ellos no les interese o no les llame la atención, y los incorporan en el puesto que sea. O también puede ocurrir que los padres incorporen a sus hijos en algún puesto que a ellos les guste, con tal de que estén trabajando en su empresa.

Hay ocasiones en que algunos hijos sí tienen la capacidad y el talento necesario para tomar las riendas de la empresa, pues han tomando cursos universitarios y desarrollado habilidades gerenciales, financieras y sociales para hacerse cargo de las empresas que crearon sus padres.

¿Y qué es lo que se recomienda hacer?

Uno de los requisitos imprescindibles es la incorporación gradual y voluntaria a la empresa para enseñarles cómo participar en la misma.

De igual manera, se debe plantear el traspaso con un tiempo fundamental para evitar las tensiones.

Muchas veces la relación de padres e hijos que trabajan juntos no es muy fácil; pero cuando ambos logran tener confianza, comunicación y una buena relación, la empresa puede mantenerse y subsistir.

Descargar PDF
Noticias Recientes
Contáctanos

Si tiene alguna duda o comentario, favor de dejarlo a través de este espacio.